Share

Mexico

Presentación del Sitio Web del INEGI sobre Indicadores de Bienestar Regional

 

Palabras de Angel Gurría,

Secretario General, OCDE

Guadalajara, México

Miércoles 14 de octubre de 2015

 

 

Dr. Eduardo Sojo, Distinguidos Invitados, Señoras y Señores,

 

Es un gusto estar con ustedes el día de hoy para lanzar el sitio web del INEGI sobre Indicadores de Bienestar Regional. Agradezco al Dr. Eduardo Sojo y al INEGI por su excelente disposición para dar un paso más en nuestra misión compartida de medir y registrar el bienestar, a fin de mejorar las políticas públicas en México y el nivel de vida de los mexicanos.

 

Para poder hacer frente a los retos económicos y sociales del presente, la OCDE ha lanzado la Iniciativa para una Vida Mejor, que busca medir los avances sociales y el bienestar más allá del ingreso y del crecimiento del PIB, en áreas como empleo, seguridad, participación cívica, cultura, salud y educación, entre otras. Esto nos ha permitido recabar evidencia sólida de que las condiciones de vida varían no sólo entre los países sino también dentro de éstos.

 

Ante la reciente adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la publicación de esta información no podría ser más oportuna. En efecto, los indicadores que resulten de la Iniciativa para una Vida Mejor constituyen una herramienta de medición muy adecuada para apoyar y evaluar la puesta en marcha de estos Objetivos.

 

Convencidos de que la formulación de políticas públicas requiere de un cuadro completo de indicadores que definan el bienestar y que no se limiten a la prosperidad económica, desde 2011, con nuestro Índice para una Vida Mejor, hemos trazado un mapa del bienestar a nivel nacional. Y a partir del año pasado hemos puesto en marcha nuestro sitio How’s Life in your Region? (¿Cómo va la vida en tu región?), el cual permite crear este mapa a nivel regional y constatar que muchos de los factores que afectan la vida diaria de las personas se determinan en el ámbito local.

 

Con esta herramienta electrónica interactiva regional, es posible comparar 362 regiones de 34 países en nueve dimensiones relacionadas con la calidad de vida: ingresos, empleo, salud, educación, medio ambiente, seguridad, compromiso cívico, acceso a servicios y vivienda.

 

Y con este sitio web que hoy lanzamos, México pone la muestra para todos los países OCDE. Este sitio crea una ventanilla única que presenta indicadores objetivos y subjetivos sobre 12 temas que cubren las condiciones materiales de vida, así como la calidad de vida, para las 32 entidades federativas de México.

 

El portal de bienestar regional del INEGI, creado en colaboración con la OCDE y basado en nuestro marco para una Vida Mejor, será un cimiento sólido para apoyar los esfuerzos orientados a mejorar el bienestar de las personas, sin importar dónde nazcan o residan. Además ofrece un modelo innovador para otros países que podrían interesarse en desarrollar un enfoque integral para medir las diferencias en bienestar entre las distintas regiones.

 

 

¿Qué nos dice la información?

 

¿Qué nos dice esta información? Por ejemplo, que habitar en un estado con bajo desempeño en México, en comparación con habitar en uno de los que muestran mejor desempeño, ejerce un impacto importante sobre muchas dimensiones del bienestar.

 

Si yo viviera en el estado que se encuentra en peores condiciones, sería cuatro veces más pobre, podría morir cuatro años más joven, tendría siete veces más probabilidades de abandonar la escuela, siete veces más probabilidades de tener un horario de trabajo largo a cambio de un menor salario y tres veces más probabilidades de sentirme inseguro en mi municipio, que si viviera en el estado con mejor desempeño en cada una de estas categorías.

 

Tener acceso a este tipo de datos contundentes sobre bienestar impactará profundamente la manera como se diseñan e implementan las políticas públicas en México. Nuestro nuevo informe “Medición del bienestar en los estados mexicanos”, que se publicará a finales de este mes y que utiliza este mismo enfoque, muestra que las desigualdades de ingresos entre y dentro de las regiones (en el caso mexicano las llamadas entidades federativas) son de las más grandes entre los países de la OCDE.

 

La pobreza por ingresos aún es preocupante en muchos estados y, todavía son muchas las personas que carecen de diversos servicios básicos y fundamentales. De acuerdo con el indicador de pobreza multidimensional producido por el CONEVAL, que va más allá de la sola medición el ingreso, 76% de la población de Chiapas calificó como pobre en 2014, en tanto que el porcentaje en Nuevo León, el estado con la menor tasa de pobreza, fue de 20%.

 

Vivir en una región predominantemente rural explica algunas de estas diferencias. Resulta claro que es necesario hacer más para mejorar el acceso a servicios básicos, reducir el empleo informal y la pobreza en zonas rurales. Sin embargo, también deberíamos prestar atención a reducir la desigualdad en las zonas urbanas en México. En 2014, la pobreza urbana en México llegó a la alarmante cifra de 38 millones de personas. Hoy, dos tercios de la población pobre de México viven en ciudades y la población urbana tampoco califica mucho mejor en acceso a servicios de salud que los habitantes de las zonas rurales.

 

Y ya que hablamos de las desigualdades, es importante señalar que no sólo se presentan en el ingreso, sino que afectan muchos otros aspectos de nuestra vida. La educación es el área en la que son más notorios los efectos nocivos de la desigualdad. Nuestros datos señalan que las personas que terminaron la educación secundaria en México pueden esperar vivir, en promedio, cuatro años más que sus compañeros menos educados, y siete años más si viven en Chihuahua, el Distrito Federal y Sonora.

 

Los estados mexicanos han avanzado a velocidades muy diferentes en dimensiones en las que México como país ha mejorado drásticamente. Por ejemplo, durante el periodo 2000-2013, las tasas de mortalidad materna se redujeron más de la mitad en Quintana Roo y Querétaro, mientras que en Baja California Sur y Campeche empeoraron.

 

Actualizar y difundir con regularidad estos indicadores al público ayudará a transformar el debate sobre políticas públicas en México, a consolidar los avances logrados y a enfrentar los desafíos pendientes. Por medio de estos datos, el gobierno federal y los gobiernos locales tendrán más elementos para que las reformas nacionales reflejen y aprovechen las condiciones locales.

 

Señoras y Señores,

 

Mejorar el bienestar debe ser el objetivo primordial de las políticas públicas. Al igual que en México, muchas regiones y países de la OCDE están poniendo en marcha iniciativas de bienestar dirigidas a mejorar la eficacia y la coherencia de las políticas públicas, a fin de aumentar la competitividad regional y mejorar la calidad de vida.

 

La OCDE ha trabajado en la actualización de sus herramientas de medición para cubrir las expectativas de los ciudadanos. Hemos pasado del crecimiento económico como objetivo último a medidas multidimensionales de prosperidad y bienestar; hemos pasado de estadísticas nacionales generales a medidas locales de bienestar para distintos lugares y grupos sociales.

 

Es necesario poner esta evidencia y esta diversidad a disposición de los encargados de las políticas públicas y de los ciudadanos para impulsar un diálogo abierto, emprender acciones más efectivas de política, y medir sus efectos de manera más precisa. Para la OCDE es motivo de gran orgullo haber colaborado con México en este proyecto de gran trascendencia. ¡El portal de bienestar regional del INEGI es un excelente ejemplo del trabajo de México para diseñar mejores políticas para una vida mejor!