Share

Discurso de Abraham Hernández, Moderador del Panel el Reto de las Pensiones y un Mercado Laboral más Inclusivo

 

(Moderador: Abraham Hernández)

Me gusta siempre empezar con una "profecía" que he venido comunicando, a sabiendas de lo que ocurre con los profetas: Si no hacemos algo en materia de pensiones, seremos un país de viejos pobres. Y esto es tan grave, que no va a pasar.

La problemática está dada por varios fundamentos:

1. La informalidad laboral e incentivos para no combatirla: el corporativismo, el régimen de honorarios que se da tanto en el sector privado como en el público y el costo del beneficio fiscal.

2. Tenemos 4 principales segmentos de la seguridad social en lo que a pensiones concierne:

Régimenes de privilegio (CFE, RJP, Banca de desarrollo, Pemex); Un régimen (menos) privilegiado de transición y para el ISSSTE; Para los “privilegiados” de las nuevas generaciones, un esquema que promete, en el mejor de los casos, un 30% de Nivel de Reemplazo; Una mayoría sin acceso a una pensión, sino a un beneficio muy limitado del gobierno.

En pocas palabras, tenemos una plétora de instituciones de Seguridad Social deficientes en el sentido de la cobertura, suficiencia y equidad. Su insuficiencia hace que hayan surgido gran cantidad de promesas, otra vez con un fondeo muy bajo o inexistente.

A Enrique Díaz-Infante: ¿Quisieras por favor ahondar y señalar respecto al diagnóstico?

A Carlos Noriega: ¿Qué está haciendo y promoviendo la AMAFORE en estos sentidos?

A Juan Pablo Castañón: El ahorro complementario a la Seguridad Social en cualquier país pasa por los Planes Privados de Pensiones. Sin embargo, en México menos del 10% de las empresas con más de 50 empleados tiene un Plan de Pensión para ellos. ¿Qué necesitan para lograrlo y por qué no se está dando?

Ante el sobrediagnóstico, la única respuesta por parte de la autoridad que he encontrado para justificar la inacción es que "los tiempos políticos no son los propicios”. Está bien que “20 años no es nada”, pero ya van 22 sin una reforma que ayude a proyectar un sistema que cumpla con las expectativas. Si nos seguimos esperando a que las empresas generen primero utilidad y crezcan, y a que el entorno político sea el adecuado, van a pasar otros 20 y no va a suceder nada pronto.

Y por el contrario, el único cambio relevante ha sido desincentivar los Planes Privados de Pensiones al quitar parte de la deducibilidad de estos para las empresas.
Empecemos a ver qué se puede hacer...

A Enrique Díaz-Infante: ¿Qué políticas piensas que mejor pueden funcionar para combatir la informalidad y aumentar el ahorro para el retiro?

A Juan Pablo Castañón: ¿Por dónde lo ven más viable: ahorro voluntario, pero activo; incremento en la seguridad social obligatorio; o Planes Privados de Pensiones obligatorios (como el caso de UK)?

A Carlos Norigea: Actualmente, las AFORES controlan la inversión de entre 15% y 20% del PIB (y creciendo). Hoy por hoy, nada grande (público y privado) pasa sin que pase por las AFORES. ¿Qué tan dispuestas están en tomar un rol activo en la disminución de la informalidad? (Por ejemplo: exigir y monitorear a las empreas en las que invierten, sus principales proveedores y a sus acreedors -incluyendo a entidades del gobierno- el cumplimiento de las leyes laborales y de seguridad social).

Infonavit tiene una oportunidad histórica de ya no sólo dar recursos para la vivienda, sino incidir, de manera formal, institucional y decidida, en un incremento en las pensiones de los futuros jubilados.

El problema no se resolverá por sí solo. Urgen políticas públicas que:
a) combatan la informalidad;
b) incrementen el ahorro obligatorio para el retiro;
c) incentiven el ahorro para el retiro a través de esquemas corporativos (Planes Privados) e individuales (PPRs y ahorro vía el consumo).
Muchas gracias a ustedes, panelistas, por sus comentarios; a la OECD por la invitación y a la audiencia.

 

Related Documents